Cosas de enamorados

Hace un año llegué a vivir en Guayaquil. Desde entonces, viajo cada quince días a Loja, mi ciudad. Entre ida y venida el panorama me cambió por completo. Espero con ansias los fines de semana para ir a casa. Recién ahora me doy cuenta que, en verdad, la comida local es deliciosa. Que puedes caminar tranquila por las calles, porque los pitos no te aturden. El tráfico es manejable y no vas con el susto del asalto. La verdad es que jamás reparé en el detalle que, solamente en el centro, hay cinco iglesias que aún conservan su historia intacta. Y cuando vas por las veredas, las carameleros, los canillitas y los que lustran zapatos te saludan con una tremenda sonrisa en la cara. No te conocen, pero te dan la bienvenida a su lugar de trabajo. La gente va de frente, no esquiva tu mirada. Están personas como Dennise Calle que con #ruraleando renuevan la esperanza y el amor por la medicina. O como Mayra Herrera que, con su blog, está proponiendo constantemente cómo mejorar el paisaje urbanístico. O David Eguiguren, quien hizo realidad el sueño del primer videojuego 100 % lojano. O iniciativas de estudiantes como Alza la mirada, desconéctate, que invitan a usar correctamente toda la tecnología que nos rodea. Proyectos como #Loxaesmás que inspiran a amar la ciudad. Tenemos el primer Parque Eólico de Ecuador, que también es el más alto del mundo. Ahora se planea la primera bicípolis del país, es decir, un vecindario abiertamente amigable con la bicicleta, muy propia de ciudades como Ámsterdam, Copenhague, Barcelona, Montreal y Bogotá. Iniciativas como Misión sonrisa, que llenan de alegría los hospitales.
Hay un constante movimiento ciudadano que gira en torno a cómo mejorar la situación actual. Yo no me enamoré de Loja, Loja me enamoró a mí. Mi ciudad me dejó de ser un misterio. Cada día toca mi umbral de asombro y cariño. Y lo eleva constantemente. Seguramente a muchos les pasa lo mismo.

1175086_581526495239214_1589634468_n

2 comments

  1. Dani! Yo como buena fan de tu blog entro y leo cada palabra.
    Y me sorprendes no solamente por lo que escribes de esa ciudad que nos cobijó por tantos años sino que encuentro un espacio que regalas a tantos soñadores como tu.
    Ser de Loxa ya es un regalo inmenso pero habernos encontrado ahí es incomparable.
    Gracias por ser parte de estos sueños, por caminar con paso firme para lograrlos. Gracias por recordar aquello que te escribí cuando te fuiste “no olvides nunca de donde vienes”

  2. conversando José Carlos Arias, historiador español radicado en Ecuador desde hace 10 años y en Loja desde hace 2… recopilador del libro “La voz del Monasterio de las Conceptas”, me dijo… Vivir en Loja, es un lujo, yo ya soy lojano. Este viernes se presenta una nueva recopilación hecha por el, de la obra de Angel Garrido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s